Igualate.org - Plataforma de Orientación Socio Laboral con perspectiva de género | federación de mujeres progresista
Orientación Sociolaboral con perspectiva de género
 
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
Con nombre y apellidos...

Adalab. Emprendedoras

Inés Vázquez Ríos y Rosario Ortiz de la Orden
¿Qué es AdaLab?, ¿de dónde viene la idea?
 
Adalab es una empresa social que busca hacer frente de una manera innovadora al desempleo juvenil en España, al mismo tiempo que acompaña a las empresas en su proceso de crecimiento, aportándoles el talento digital que necesitan en cada momento. Lo hacemos invirtiendo en mujeres jóvenes que no han tenido la oportunidad de desarrollar todo su potencial profesional, para que se conviertan en profesionales digitales y empiecen a trabajar en empresas del sector. 
 
Detrás de AdaLab estamos Inés y Rosario, dos profesionales con más de 10 años de experiencia diseñando y poniendo en marcha proyectos de formación e inserción laboral dirigidos a población vulnerable, principalmente en América Latina y Asia. Hemos vuelto a España recientemente con la idea de utilizar toda nuestra experiencia para hacer frente al desempleo juvenil en España. Para diseñar AdaLab, lo primero que hicimos fue analizar el mercado laboral español y nos dimos cuenta de que existe una demanda cada vez mayor de nuevos perfiles relacionados con las tecnologías digitales que a las empresas les cuesta cubrir por falta de candidatos adecuados. Sólo en 2016, el número de empleos del ámbito tecnológico crecerá en España un 40%.  Según la Comisión Europea, en 2020 habrá en España 140.000 puestos de trabajo de este tipo no cubiertos. Resulta paradójico que existiendo esta oportunidad, España tenga una tasa de desempleo juvenil del 46%, lo que representa una enorme pérdida de talento.  Por un lado, el sector educativo español no está logrando adaptarse a tiempo a los cambios del mercado laboral  motivados por la transformación digital que están viviendo las empresas. A esto se añade la mínima representación de las mujeres en el sector tecnológico (en torno al 25%), que se relaciona con la escasez de referentes femeninos y la existencia de estereotipos en los roles del género. Esta situación está impidiendo que las mujeres puedan aprovechar las oportunidades que brinda este sector. Para las empresas, desaprovechar el talento femenino significa reducir el número de candidatos para cubrir sus vacantes, y tener menos diversidad en sus equipos, lo que frena su crecimiento. 
 
AdaLab es la respuesta a estas problemáticas, a través de la captación de talento femenino en zonas de pocas oportunidades, la formación a estas mujeres en los  perfiles digitales que a las empresa les cuesta cubrir, y la realización de un periodo de prácticas remuneradas en esta empresas, que concluye con la contratación de las alumnas. En AdaLab no queremos que existan barreras económicas de entrada para poder tener una formación de calidad, y por eso financiamos el coste de la formación a través de las empresas que ofrecen prácticas. Nuestra metodología está dividida en 5 grandes procesos: 
1. Creación de una red de empresas colaboradoras, identificando los perfiles relacionados con tecnologías digitales más demandados por estas empresas, y las competencias y habilidades que deben tener
 
2. Selección de talento con foco en contextos de pocas oportunidades, captando mujeres jóvenes de bajos recursos pero con talento y potencial, que buscan una oportunidad para demostrar lo que valen 
 
3. Programa formativo corto, práctico y orientado a la realidad laboral, que combina habilidades técnicas y habilidades blandas, así como un período de prácticas remuneradas en colaboración con la red de empresas
 
4. Proceso de inserción laboral, que incluye la formación en habilidades para la empleabilidad y el contacto directo con la red de empresas
 
5. Creación de la Comunidad AdaLab, a través de ex-alumnas que ya estén trabajando y mujeres profesionales con perfiles similares, que harán de mentoras de las alumnas  con el fin de motivarlas durante todo el proceso de crecimiento

 

● Este proyecto surge como una start-up de tipo social, ¿qué diferencia a esta iniciativa de otras ideas de emprendimiento?

Nos definimos como empresa social porque empleamos estrategias del mercado para solucionar problemáticas sociales. Con AdaLab hacemos frente a tres grandes problemas: el desempleo juvenil, la escasa presencia femenina en el sector tecnológico  y la dificultad de las empresas para encontrar profesionales digitales con las capacidades y conocimientos  que necesitan. AdaLab no tiene un fin lucrativo, pero sí aspira a ser autosostenible a través de los ingresos generados por los servicios prestados. A diferencia de las empresas tradicionales, tomamos decisiones que desde el punto de vista financiero no tienen demasiado sentido, como centrarnos en mujeres con poco poder adquisitivo, lo que complica nuestro modelo de negocio.  También nos diferenciamos de las ONGs tradicionales en que estas dependen en gran medida de fuentes ajenas a su actividad, lo que dificulta su sostenibilidad a largo plazo.

 

● Existe una infra representación de las mujeres en las carreras tecnológicas, ¿cómo podemos conseguir despertar la "vocación" hacia estos sectores? ¿Os habéis inspirado en alguien?

 

En Adalab creemos que hay tres razones principales por las que pocas mujeres deciden hacer carreras tecnológicas; la falta de referentes femeninos en este sector, las perspectivas de estudiar una carrera y tener una profesión en la que la mayor parte de tus compañeros serán hombres y la influencia de las familias y el imaginario colectivo a la hora de decidir qué estudiar.
Con AdaLab buscamos minimizar estas tres barreras. Si ponemos como ejemplo el proyecto piloto de AdaLab, que se centrará en formar e insertar laboralmente a las alumnas como Programadoras Web (Front-End), la falta de referentes femeninos es obvia, ya que prácticamente todos los referentes informáticos son hombres como Bill Gates (Microsoft) o  Mark Zuckerberg (Facebook) entre otros. Desde AdaLab haremos visibles los referentes femeninos a través de la creación de una red de mentoras compuesta por mujeres profesionales que apoyarán a las alumnas en todo momento. La segunda barrera la abordamos creando un programa exclusivo y atractivo para mujeres, donde la tecnología no sea concebida como un campo solo de hombres. Con respecto a la tercera barrera, el estudio "Educación en Ciencias de la Computación en España 2015", elaborado por Google y FECYT expone que solo un 51% de las niñas piensan que su familia las ve capacitadas para estudiar temas relacionados con las ciencias de la computación, frente al 75% de los niños. Por este motivo, para dar a conocer el curso organizaremos eventos donde las chicas podrán comprobar que tienen tantas habilidades como sus compañeros masculinos en cuestión de computación, animámdose a formar parte de AdaLab.

En este punto, creemos que es muy importante hablar de nuestro nombre, AdaLab, que se inspira en Ada Lovelace, nacida en 1815 y considerada la primera programadora de ordenadores. Entre sus notas sobre la máquina calculadora se encuentra lo que hoy se reconoce como el primer algoritmo de programación para ordenadores, a pesar de que fue concebido por Ada cien años antes de que se fabricase el primer ordenador.  Nuestro nombre es un homenaje a Ada Lovelace, y todas las mujeres que marcaron nuestra historia pero no obtuvieron el  reconocimiento que se merecían. 

● ¿Cuáles son los principales retos a los que se enfrenta una emprendedora en este sector tan masculinizado?

 


Todo el mundo nos lo había dicho pero hasta que no lo vives en primera persona, no te das cuenta: emprender es lo más duro que hemos hecho hasta ahora y a la vez, lo más estimulante.  Desde que iniciamos esta aventura de AdaLab, nos sentimos en una montaña rusa continua, con momentos dulces donde todo parece fluir y momentos amargos en los que te planteas si ha sido una buena decisión y si tanto esfuerzo merece la pena. Sin embargo, tras 6 meses la respuesta es clara, merece la pena al cien por cien, porque estamos construyendo una empresa social basada en aquello en lo que creemos y tenemos experiencia y que tendrá un impacto positivo y tangible en la vida de las mujeres. Sin embargo, es una realidad que muy pocas mujeres se lanzan a emprender en España (4,5%) y lo notamos en muchos de los eventos a los que acudimos donde la presencia de las mujeres es prácticamente nula. Para nosotras esto no supone un problema, al contrario, nos anima a seguir trabajando duro para que nuestra empresa social sea una realidad y consigamos que cada vez haya menos barreras para que las mujeres accedan a oportunidades formativas y laborales innovadoras y de calidad.

 

¿Conoces iniciativas similares? ¿Funcionan bien las "alianzas" para alcanzar los objetivos?

 


En España en los últimos años son varias las iniciativas que se han puesto en marcha para ampliar la presencia de la mujer en el sector tecnológico, como numerosos grupos y meetups para mujeres profesionales en el sector digital y tecnológico como Girls that UX, Tech & Ladies, o Agile Girls. También las grandes empresas tecnológicas  se han tomado muy en serio la necesidad de aumentar la presencia femenina en estas profesiones, como por ejemplo el caso de Microsoft, que ha incluido como parte de su personal el perfil de Technical Evangelist, centrado precisamente en dar a conocer el potencial y las posibilidades que este sector tiene. La apertura hace escasos 10 meses del Campus Madrid de Google, ha supuesto la creación de un ecosistema en torno al cual se aglutinan emprendedores y tecnología, y las mujeres también tienen un papel clave en él, a través de Campus for Women, una iniciativa específica para mujeres emprendedoras relacionadas con la tecnología.  AdaLab sin embargo es la primera iniciativa española que aspira a ser la respuesta para que las mujeres tradicionalmente excluidas pero con un gran talento, accedan a una educación innovadora y puedan aprovechar las oportunidades de crecimiento que brinda el sector tecnológico.
 
La mayoría de mujeres jóvenes a las que se dirige AdaLab, no cuentan con los recursos financieros para acceder a iniciativas formativas innovadoras que les ofrezcan oportunidades laborales de calidad y/o no son parte de estos movimientos, espacios y grupos, por el simple hecho de que esta información no llega a ellas. Para llegar a gente diversa, hay que utilizar canales diversos y adaptar las iniciativas a los diferentes contextos. Esa es la clave de AdaLab  y esa es la necesidad a la que queremos dar respuesta, sobre la hipótesis de que el talento está en todas partes, pero es necesario saber buscarlo e invertir en él. 
Sobre el aspecto de las alianzas,  no es que sean importantes, sino que un modelo como el de AdaLab no se sostiene sin ellas. AdaLab genera alianzas con las empresas que buscan perfiles digitales, con las organizaciones de acción social que trabajan con colectivos en riesgo de exclusión, con los y las profesionales que serán parte de la comunidad AdaLab y/o formarán parte de nuestra formación compartiendo sus conocimientos y experiencias, con las familias de las alumnas para que las apoyen durante todo el proceso y por supuesto con las "Chicas AdaLab", que son las auténticas protagonistas de este proyecto. Aquí nos gustaría hacer un especial reconocimiento a la Federación de Mujeres Progresistas, a través de la cual ha sido posible realizar esta entrevista.

 

● Dicen que la gran mayoría de los empleos actuales desaparecerán en un futuro muy cercano, surgiendo otros que ahora no existen, ¿cómo podemos prepararnos para ese futuro incierto? ¿Qué papel tenemos que tener las mujeres? 
 
El mundo está cambiando y ya hablamos de la Cuarta Revolución Industrial. ¿Qué significa esto? Principalmente que se automatizarán miles de empleos y aparecerán nuevas profesiones, que las profesiones creativas tienen más probabilidades de permanecer y que la educación deberá dotar de nuevas habilidades a la población. A largo plazo y tras un proceso de aprendizaje, este nuevo periodo puede ser una oportunidad para España, pero debemos estar preparados y preparadas. Se dice que un 43% de los puestos de trabajo que existen actualmente en España tienen un riesgo elevado de ser automatizados a medio plazo.  Nos gustaría citar el informe de febrero 2016 de  Caixa Bank Research: "Cuando la tecnología avanza tan rápido que el sistema educativo no puede adaptarse al mismo ritmo, el paro y la diferencia salarial aumentan y, con ello, la desigualdad. Minimizar el periodo de ajuste es, por tanto, de suma importancia, por lo que resulta imprescindible anticiparse y diseñar medidas en materia educativa que ayuden a reducir los costes de esta transición". Esa es exactamente la razón de ser de AdaLab. 
 
Con respecto al papel de la mujer frente a esta nueva revolución industrial, un reciente informe del Foro Económico Mundial afirma que los cambios asociados a la cuarta revolución industrial tendrán un impacto más negativo en las mujeres. Esto se deberá, entre otras causas, al hecho de que las mujeres están infrapresentadas en ciertos puestos de trabajo que se espera tengan mayor crecimiento en los próximos cinco años, entre ellos, los relacionados con la tecnología y la programación.  Sin embargo, en AdaLab creemos que aún hay tiempo de revertir esta tendencia, porque las empresas están cada vez más convencidas de que aumentar la presencia de mujeres en sus equipos es una oportunidad de crecer. El informe concluye que, en todas las industrias, el talento femenino se percibe cada vez más como una estrategia "clave" de futuro. AdaLab estará ahí para demostrarlo.

 

● ¿Cuál es vuestro siguiente paso? ¿Hacia dónde va Adalab ahora?
 
AdaLab es un iniciativa de reciente creación por lo que los próximos pasos son muchos. Actualmente estamos en proceso de captar a las potenciales alumnas para el primer curso que desarrollaremos después del verano 2016, y que como ya hemos dicho estará centrado en Desarrollo Web (Front-End). Al mismo tiempo, estamos creando nuestra red de empresas y mentoras, involucrándolas en la formación, las prácticas y y el apoyo a las alumnas. También estamos diseñando la formación y buscando financiación para poder lanzar el primer curso piloto, con el que queremos demostrar que la metodología funciona y poner en marcha nuestro modelo de ingresos.  Por ello, aprovechamos este espacio para hacer una llamada a todas las personas, instituciones y empresas que estén interesadas en formar parte de AdaLab y/o quieran recibir más información, para que nos escriban a adalab.informacion@gmail.com Muy pronto lanzaremos nuestra web y redes sociales, así que os animamos a todos y todas a estar muy atentos.  Daremos mucho que hablar en los próximos meses! Muchas gracias.

 

Inés y Rosario