Igualate.org - Plataforma de Orientación Socio Laboral con perspectiva de género | federación de mujeres progresista
Orientación Sociolaboral con perspectiva de género
 
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
Mujer y Deporte

Miriam Gardachal

Miriam Gardachal Ciclista

Con apenas 18 años ha ganado dos veces el campeonato de España de ciclismo, y su trayectoria parece imparable. Míriam Gardachal nos ha contestado algunas preguntas sobre su pasión y sus perspectivas profesionales.

Tus resultados deportivos son excepcionales, ¿te consideras una joven promesa del ciclismo?

Es complicado hacer competencia a otras ciclistas que ya están muy rodadas en la categoría absoluta y se ganan su plaza casi fija en la selección nacional como pueden ser Ane Santesteban o Sheyla Gutiérrez (entre muchas otras), pero considero que, si sigo con la progresión que he tenido hasta ahora y sé centrarme y organizarme bien, algún día podría lograr estar a su nivel. Todo es cuestión de constancia y de ir marcando poco a poco objetivos que no estén muy por encima de tus posibilidades, e ir saltando escalones sin retroceder hasta conseguir el mismo "punto" que ellas tienen.

¿Cómo comienzas en esta disciplina? ¿Tenías alguna referente?

La verdad es que me lo tomaba más como un hobby que pudiera mantenerme en forma y apartarme de las malas conductas que se suelen originar cuando eres pequeño y te dan mucha rienda suelta, que como algo serio. No conocía nada de este mundillo, simplemente las figuras más destacadas que oías en casa o por la tele (Miguel Indurain, Txente García, Perico...), así que comencé básicamente por la gran afición que venía ya de familia por el ciclismo. Mi padre y sus hermanos lo practicaban ya desde muy pequeños y mis yayos los acompañaban a todas las carreras, y cuando mi hermano, cinco años menor que yo, se apuntó al Club Ciclista Tafallés, tardé poco tiempo en hacerlo yo también para compaginarlo con judo, que dejé un año después.

¿Cómo es la situación profesional de este deporte? ¿Se puede vivir de él?

Si ya está la cosa difícil en equipos masculinos a nivel general, del ciclismo femenino como medio único de vida mejor ni hablar. Me da mucha rabia escuchar hablar a amigos cercanos sobre el fútbol y lo que ganan mensualmente en equipos de una categoría muy baja, cuando ese sueldo es mucho mayor que el anual de chicas de equipos UCI. Por el momento, a no ser que seas la mejor o tengas una gran proyección en este deporte, no puedes permitirte el lujo de no tener estudios u otro trabajo complementario con el de ciclista.

Desgraciadamente conocemos pocos nombres femeninos en el ciclismo (como sucede con otras disciplinas), ¿percibes desigualdad en el mismo? ¿has vivido alguna situación o anécdota explícita al respecto?

Hay una imagen que me resultó muy chocante y tengo grabada en la cabeza de la UCI Junior Conference que nos dieron estos pasados mundiales en Doha (Qatar). Al final de la conferencia, nos dejaron sacarnos fotos con los ciclistas invitados y estaban, entre otros, Marcel Kittel (Etixx- Quick Step) y Tiffany Cromwell (Canyon/SRAM). En cuanto nos dieron el permiso para hacerlas, el escenario, donde se quedó Kittel, tardó un abrir y cerrar de ojos en abarrotarse de gente sin quedar apenas hueco para moverse. En cambio Tiffany estuvo a los pies del escenario hablando con organizadores y otras personalidades relevantes del evento, y apenas se acercó nadie a saludarla siquiera. Era un contraste increíble.
Y, sin ir más lejos, aquí mismo en España hemos podido ver casos de provincias o federaciones que no dan relevancia al Campeonato femenino de la Comunidad y no lo llegan a celebrar. Aunque vayamos logrando poco a poco el reconocimiento que nos merecemos y nos vamos abriendo un hueco en este mundo de hombres, todavía quedan cosas que son altamente mejorables.

Con tus títulos bajo el brazo, ¿cuáles son tus metas más inmediatas?
 
Por el momento, medirme en la nueva categoría y aprender a trabajar en condiciones. Hasta ahora corríamos prácticamente la totalidad de las carreras con las élites y eso hacía que el ritmo que pusieran ellas era el que descolgaba a la gente, y no la carrera que nosotras por nuestra cuenta pudiéramos hacer tácticamente (que no era mucho). Así que este primer año quiero ver qué tal me va este salto junto con el comiendo de la etapa universitaria, y por el momento coger la forma y el ritmo de las élites saliendo a todas las convocatorias internacionales que sean posibles dentro del marco de una sub23 novata, ya que es fuera de España cuando te das cuenta de lo que es el ciclismo de verdad.

¿Qué le dirías a las niñas para que tengan afición por la bicicleta?

Que este es un deporte donde disfrutas de una manera indescriptible. Es sufrido, sí, pero una debe tener bien en cuenta los objetivos que tiene. Si crees que no se te va a dar bien, no pasa nada, tómatelo como un hobby y ve simplemente a disfrutar en las carreras, porque ya sólo por el gran ambiente y buen rollo que hay entre compañeras merece la pena. Viajas mucho, conoces mogollón de gente... Y te creas una especie de familia sin quererlo. Son personas sanas, que comprenden los sacrificios que tienes que hacer para ir a competir y esos actos por los que otros te tachan de "loco", y al final resultan amigos para toda la vida, por muy lejos que estén. Hasta tal punto, que vives como en dos mundos: tu vida del pueblo o ciudad, con tus estudios, tu trabajo y la cuadrilla de amigos; y la burbuja del ciclismo, con su adrenalina, compañerismo, amigos, experiencias... Realmente no te das cuenta de lo que es vivir esta sensación hasta que no estás dentro y, hoy por hoy, yo no me podría imaginar mi vida sin este deporte