Igualate.org - Plataforma de Orientación Socio Laboral con perspectiva de género | federación de mujeres progresista
Orientación Sociolaboral con perspectiva de género
 
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
El rincón de la orientación

Metáforas para la Búsqueda de Empleo: La Lista de la Compra

foto tickets compra
Sobre las metáforas para la búsqueda de empleo ya dijimos el mes anterior que son especiales. Comentamos también cuáles son los ingredientes de esta salsa imaginada: objetividad e imaginación, y aceite y agua, en la misma proporción. ¿Os acordáis? Aparentemente, ésta es una receta sencilla, tan sencilla como puede ser la búsqueda en sí. Sin embargo, se nos ha olvidado comprar los ingredientes. ¡Qué cabeza la nuestra!

En la búsqueda de empleo, antes de enfrentarnos al muro, si lo hubiere o hubiese - ¡qué rico es el castellano! -, tenemos que saber a qué nos queremos dedicar. Y no vale decir "de lo que sea", o "me da igual". Creo que para las personas responsables de la selección de personal, estas son las frases que más detestan y que, de paso, utilizan para no decidirse por nuestra candidatura.

Así que para tal cometido tenemos que hacer una lista de la compra. En la metáfora previa recomendamos unos ingredientes que seguramente podremos utilizar ahora, aunque en esta ocasión tenemos que afinar más.

El supermercado, hipermercado, colmado o pulpería - perdonad la variedad de términos pero es que me encantan estas dos últimas palabras - en el que compraremos se llama "Experiencia, formación e intereses". Es un lugar desproporcionadamente grande. Sus dimensiones como las del muro aquel se corresponden con la edificación llevada a cabo durante toda nuestra vida educativa y laboral, principalmente. Es decir, queda a nuestra disposición, por ejemplo, una lata del curso ese que hicimos; medio kilo de experiencia laboral en tal puesto de trabajo; un litro de caldo de paciencia con tales compañeros o  con esas compañeras; o tres paquetes de tiernas horas de trabajo desarrolladas en aquella empresa.

Además de esto, tenemos que tener en cuenta la oferta y la demanda del mercado laboral. En la entrada al "súper" hay unos folletos actualizados según departamentos. Su especial contenido es el mercado de trabajo, donde se indican dónde están las oportunidades laborales, los puestos donde hay más ofertas, las empresas que contratan, las condiciones laborales que ofrecen, o las futuras tendencias del mercado de trabajo. Esto último lo encontramos en la sección de moda y complementos.

Y os contaré un secreto que no debe de saber nadie más: cuando vayáis al súper podéis ir con varias listas de la compra. No tenemos por qué tener una única, pues nos haría perder oportunidades laborales. Como comentábamos, es cierto que no hay que buscar trabajo de lo que sea pero tampoco podemos priorizar una sola opción. En estos tiempos de muros aparentemente infranqueables, eligiendo esta estrategia perderemos oportunidades.

Otro consejo más. A la lista de la compra hay que dedicarle tiempo, no lo dudéis. Cualquier acción posterior en la búsqueda estará condicionada por las decisiones tomadas en este momento. Imaginaos que cogéis una lata de conservas caducada. Dentro pudieran estar los conocimientos adquiridos en un trabajo de auxiliar administrativo de cuando el ordenador no era nuestro mejor amigo. Con este ingrediente difícilmente trabajáramos en ese puesto sin adquirir los conocimientos necesarios y actualizados en el software correspondiente. Acerca de esto último reflexionaremos en otra metáfora. Para no equivocarnos, por tanto, tenemos que analizar concienzudamente nuestras competencias, experiencia, formación,..., valorando la situación del mercado de trabajo, y consecuentemente eligiendo los productos más adecuados del supermercado.

Esta metáfora aunque requiere una mayor profundización más allá de este espacio virtual concluye en la fila de acceso a la caja registradora. Finalmente, una vez que el cajero, o la cajera, de turno hayan colocado los productos escogidos en una bolsa de papel, como si se tratase de un súper americano, recibiremos el correspondiente tíquet. Entonces, habremos concluido con este cometido. Lo hemos conseguido.

El resultado es un tíquet especial que tiene impresos todos los productos elegidos. En la parte final aparecen unas palabras que son un sumatorio de los productos. Estas palabras indican nuestro objetivo laboral, a eso a lo que nos queremos y ojalá nos podamos dedicar. Recordad que si hicisteis varias compras a la vez, podréis obtener varios objetivos laborales. No os preocupéis por disponer de muchas opciones. Además, es positivo diferenciar entre los objetivos laborales a largo plazo, que requieren de una mayor especialización y tiempo, de los objetivos laborales a corto plazo. Para emplearse en uno de estos últimos no es necesario iniciar un reciclaje exhaustivo, y quizá el acceso al mercado laboral sea más rápido. Volviendo a lo comentado con anterioridad, la persona que busca como auxiliar administrativo, tendrá que plantearse esta opción a largo plazo una vez se forme. Mientras, en función de su experiencia, podrá buscar, por ejemplo, como recepcionista.

Vistas las dimensiones reales del muro y habiendo hecho lista de la compra, quizá ya no dé tan igual buscar de lo que sea y así podamos enfrentarnos mejor a la búsqueda de empleo. Es posible, como todo.