Igualate.org - Plataforma de Orientación Socio Laboral con perspectiva de género | federación de mujeres progresista
Orientación Sociolaboral con perspectiva de género
 
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
Con nombre y apellidos...

Carmen Bueno. Ilustradora

portada los crisantemos
Carmen Bueno es arquitecta, especializada en restauración del patrimonio.
 
Su web www.carmenbueno.com/ es un escaparate de sus trabajos, a veces minimalistas, limpios, de pinceladas que recuerdan a oriente, ricos en detalles y serenos. Queremos que conozcas un poco más de ella.
 
 
 
 
 
- Compatibiliza su trabajo de arquitecta con su gran pasión, la ilustración, que asegura le sirve de vía de escape y desahogo.
- Lleva toda la vida dibujando aunque es ahora cuando su hobby se ha convertido en su trabajo.
- Ha aprendido de manera autodidacta
- Este año ha ilustrado este año "Los Crisantemos" para Nórdica Libros. 
- Sobre la protagonista opina que un "talento no reconocido se marchita", como las flores del texto.
- Para Carmen su don es el dibujo y sus ilustraciones, sus crisantemos.
- Le gustan los trazos sinceros, dibuja mucho con tinta y acuarela, garabateando rápido. 
- Ha recibido premios para firmas como Intel o Geoplanteta/Lonely Planet
- Este año ha firmado tres veces en la Feria del Libro
- Está preparando un álbum ilustrado para adultos con la escritora Belén Carmona.
 
No dejéis de leer este bello texto y de seguir el trabajo de Carmen Bueno.

 

Esta pequeña obra maestra de Steinbeck retrata la vida de Elisa Allen, una mujer fuerte y apasionada, que lleva una existencia sin brillo, dedicada a su hogar. Casada con un granjero de California, su única ilusión y orgullo es el cultivo de sus flores. La aparición de un buhonero le hará cuestionarse, en cierto modo, su condición de mujer.
 
Aparecido por primera vez en 1937 en la revista Harper, el autor norteamericano nos habla de la cuestión del género de una manera sutil y delicada. Es un momento en el que el mundo de las mujeres está dominado por los hombres, que impiden su realización personal, social y sexual.
El simbolismo que subyace a lo largo de toda la obra hace que sea uno de los relatos cortos más bellos e imprescindibles del ganador del Premio Nobel en 1962.