Igualate.org - Plataforma de Orientación Socio Laboral con perspectiva de género | federación de mujeres progresista
Orientación Sociolaboral con perspectiva de género
 
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
Con nombre y apellidos...

sigmma

diario sigmma

El coaching en pleno auge y con una competencia brutal. ¿Cómo os diferenciáis en el mercado? ¿Cuál es la seña de identidad de sigmma?

Nosotras entendemos el coaching como autoconocimiento; todo parte de la misma premisa. Una vez consigo identificar mis fortalezas, mis áreas de mejora, qué es lo que me hace crecer, con qué obstáculos me encuentro en mi día a día, etc.…, es  mucho más fácil identificar y conseguir los objetivos que me proponga. Desde la base del autoconocimiento trabajamos la comunicación como una competencia esencial que todas las personas necesitamos en nuestro día a día.

Una de las herramientas de autoconocimiento con las que trabajamos es el Eneagrama pues es muy eficaz a la hora de identificar y reconocer cuáles son nuestras conductas inconscientes además de reconocer y comprender las de los demás, y de esta manera poder mejorar nuestra comunicación.

Nuestro cliente es el principal protagonista y ser flexibles a la hora de adaptarnos a las necesidades que nos planteen, hace que también nos diferenciemos en el mercado. 

¿Dar el paso a ser empresarias fue algo natural para cada una de vosotras o cómo fue dar el paso?

En el caso de Mar, que dio un giro profesional a su carrera, fue una decisión muy meditada y muy vocacional a la vez. Llega un momento en la vida en que ves las cosas tan claras que la decisión de emprender es simplemente un paso más a dar en el camino. En el caso de Mónica, el paso se puede decir que iba más alineado con su trayectoria profesional, no obstante también supuso una decisión muy importante. Las dos pasamos de trabajar por cuenta ajena, con la estabilidad que conlleva, a dejarlo todo y comenzar una experiencia muy motivadora e ilusionadora a la vez con los riesgos que supone empezar de nuevo desde cero.  

Si no me equivoco comenzasteis por separado y encontrar una persona que se convierta en tu socia no siempre es fácil. ¿Cómo fue el proceso y la adaptación?

Nos conocimos precisamente en la certificación de coaching en 2014 y  en ese momento ya tuvimos una conexión especial, nos caímos bien sin embargo en ese momento cada una seguía con su trayectoria particular, fue un poco más adelante en el tiempo, en noviembre de 2015 cuando comenzamos a hablar de iniciar un proyecto juntas, a pesar de ser muy diferentes nos unían muchos valores en común y sobre todo la pasión por el coaching y trabajar con personas. Nosotras decimos que tuvimos un flechazo profesional pues las dos lo teníamos muy claro. El respeto y la admiración profesional que tenemos la una por la otra hacen que día a día aprendamos un montón de cosas, tanto de nosotras mismas como de nuestro trabajo.

¿Cómo os repartís las funciones?  ¿Y los acuerdos?

Cada una aporta una experiencia diferente, basada en su trayectoria anterior, Mónica está especializada en coaching laboral para personas que buscan dar un giro profesional por cuenta ajena. Mar está especializada en coaching para emprendedores que buscan dar un giro profesional emprendiendo por su cuenta. Las dos también estamos especializadas en coaching ejecutivo. Por otro lado, hay funciones que no ha sido necesario ni repartir pues cada una sabe cuáles son las cualidades naturales que aporta. Luego están las funciones que no nos gustan tanto, como la contabilidad, presentar los impuestos, etc… esa parte de momento la llevamos entre las dos pues es una manera de saber en qué situación te encuentras, que más adelante delegaremos plenamente en otra persona pero que hoy por hoy nos gusta conocer en detalle nuestro negocio y la trayectoria que llevamos.

La experiencia es un grado y ya lleváis un recorrido hecho. ¿Cómo veis vuestra evolución como empresarias en estos años?

Desde los inicios de sigmma en marzo de 2016, podemos decir que nos sentimos orgullosas y satisfechas de nuestros avances. Seguimos creciendo progresivamente, ganándonos la confianza de nuestros clientes y apostando por nuevos retos y por objetivos cada vez más exigentes.

A lo largo de este tiempo, hemos tomado decisiones muy acertadas y otras no tanto, lo que nos ha ayudado a terminar de centrar porque camino queremos avanzar. Al final te das cuenta de que todo ayuda y, desde luego, la principal diferencia es que nos sentimos muy reforzadas y seguras en lo que estamos haciendo y en como lo estamos haciendo.

SIGMMA

Imagino que ahora vuestro cliente está más claro. ¿Cómo le definiríais?

La verdad es que sí; este tema ha sido curioso pues desde el principio teníamos claro que era de suma importancia definir quién era nuestro cliente pero no terminábamos de hacerlo. Y finalmente, nos tuvimos que parar y trabajar sobre ello. Nosotras tenemos dos tipos de clientes, por un lado empresas y por otro, particulares. En ambos casos, están interesadas en el desarrollo y en el crecimiento, bien para a sus colaboradores, bien para sí mismos. De hecho, ahora mismo, trabajamos muchos procesos de Coaching Ejecutivo dirigido a mandos intermedios y directores funcionales y procesos de Coaching Laboral y de Emprendimiento dirigido a particulares. Para los equipos desarrollamos tanto formaciones muy específicas y centradas en el desarrollo profesional como coaching de equipos.

Por cierto, nuestros clientes se encuentran en cualquier punto del mundo, pues realizamos sesiones de coaching vía skype.

¿Qué diferencias de género veis en el sector empresarial? ¿Hay alguna situación en la que os habéis quedado pensando “uy, esto si yo fuera un señor no habría sido así”?

Bueno, las diferencias de género están ahí y siempre han estado ahí, de hecho, cuando realizamos salidas comerciales, normalmente, nos entrevistamos con hombres. No es habitual que sea una mujer quien nos reciba, pues no están ni en posiciones de dirección ni en posiciones de decisión.

No obstante, nosotras no nos hemos encontrado, a día de hoy, con ninguna situación del tipo que planteas. Tan sólo tenemos una anécdota y fue un día que un alumno de mediana edad me dijo que había entrado en nuestra web y le había gustado mucho, que le parecía muy profesional; y le había sorprendido que fuéramos sólo dos mujeres quienes habíamos puesto en marcha la consultora, sin ningún hombre! Jajjajajjajajjajajja se lo expliqué.

¿Tenéis alguna recomendación desde la experiencia para evitarse el “susto” a las emprendedoras que están comenzando?

A nosotras lo que más nos ha costado con diferencia ha sido el tema financiero. Si hubiéramos tenido unas nociones previas hubiera sido mucho más sencillo. Porque luego hay otras cuestiones que también se nos escapan pero que se solucionan dedicándole tiempo y planificación, como por ejemplo, el tema de las redes sociales. Pero la contabilidad ha sido un verdadero quebradero de cabeza, y ahora, tras casi dos años, parece que empezamos a tenerlo controlado.

Mirada hacia el futuro. ¿Qué objetivos tenéis para el 2018 que cada vez está más cerca?

Pues mira, muchos jajajajajajajjaja. Bromas aparte, cada 6 meses intentamos marcarnos nuevas metas, subir peldaños hacia nuestra profesionalización. Y para este año lo tenemos claro. Tenemos dos objetivos en mente, primero reforzar el área comercial, que muchas veces no hacemos más por falta de tiempo, y en segundo lugar, queremos desarrollar más material y ampliar nuestro repertorio de herramientas. Tenemos muchas ideas, ahora falta ponerlas en papel y darles su tiempo. Desde luego, el 2018 lo afrontamos con mucha ilusión y reforzadas en nuestra pasión, que son las personas.

logo sigmma