Igualate.org - Plataforma de Orientación Socio Laboral con perspectiva de género | federación de mujeres progresista
Orientación Sociolaboral con perspectiva de género
 
 
buscar
Búsqueda en los contenidos de la web
Mujeres y actualidad

El catálogo de Toy Planet vuelve a recordarnos que los juguetes no saben de género

La Navidad se acerca y con ella, como todos los años, la polémica por el sexismo en los juguetes. Ningún juguete es sexista de por sí, pero puede serlo la forma en que se promociona o expone. Por ejemplo, si los robots solo se presentan junto a niños y las muñecas, junto a niñas. Una de las denuncias con más eco en estos días ha sido la de la actriz Leticia Dolera, que acusa directamente al catálogo de Hipercor.

Aunque hay contadas excepciones (algunos niños jugando con cocinitas o alguna niña disfrazada de bombera), la mayoría del catálogo sigue la pauta denunciada por la actriz. En las páginas del catálogo encontramos las muñecas de Nenuco. Hay una petición en Change que reclama a esta empresa "no más catálogos sexistas por Navidad".

Las quejas en redes sociales se han volcado este año contra Hipercor, pero en el pasado se han centrado en compañías como Carrefour o Lidl. "La existencia de secciones divididas en jugueterías para niños y niñas puede parecer inofensiva, pero su impacto no termina en la tienda. Desincentivar a una niña a leer un libro de dinosaurios puede traducirse mañana en que esta niña no escoja una carrera porque es para varones", opina en De Mamas & De Papas, la página sobre crianza de EL PAÍS, Clara Alemann, especialista en desarrollo social con una perspectiva de género.

Según indica The New York Times, la separación entre géneros es mucho más clara ahora que hace décadas. Un estudio citado por el diario estadounidense muestra cómo un catálogo de Sears de 1975 solo tenía un 2% de los juguetes publicitados de forma clara para niños o niñas, mientras que en 2012, todos los productos de la tienda online de Disney lo estaban. Y podemos retroceder aún más en el tiempo. Hasta la Primera Guerra Mundial se usaba el blanco tanto para niños como para niñas y, antes, el rosa se prefería para los niños y el azul para las niñas, según explicaba la historiadora Jo B. Paoletti en Pink and Blue: Telling the Girls from the Boys in America. El rosa se empieza a asociar con las niñas en los años 80.

Hay empresas que sí intentan romper los estereotipos de género. El mejor ejemplo es la cadena de jugueterías Toy Planet, que ha difundido su catálogo 2017, en el que aparecen niños jugando con muñecas y niñas con herramientas de bricolaje. La empresa española arrancó esta iniciativa contra el sexismo en 2014. En 2016 dio un paso más, visibilizando la diversidad funcional con fotos de niños con síndrome de Down en el catálogo. "Mientras haya personas que se sigan sorprendiendo por ellos, nuestros catálogos seguirán siendo necesarios", dice a Verne por teléfono el director general de la compañía, Ignacio Gaspar.

Te dejamos un adelanto y puedes descubrir el catálogo completo pinchando aquí

catálogo toy