Igualate.org - Plataforma de Orientación Socio Laboral con perspectiva de género | federación de mujeres progresista
Orientación Sociolaboral con perspectiva de género
 
 

buscar

Búsqueda en los contenidos de la web
Mujeres y actualidad

De eclipses académicos y otros fenómenos...

susana santos casas
"Científicas en la sombra: las mujeres que fueron eclipsadas por sus colegas"Ponles cara", el llamamiento para dar visibilidad a las mujeres científicas [...]". "Mujeres y ciencia: historia para comprender el pasado[...]"
 
El pasado 11 de febrero se celebraba el Día Internacional de las Mujeres y las Niñas en la Ciencia y, a juzgar por los titulares, un día se queda corto para reivindicar.

Estamos ya en el 2017 y las mujeres permanecen invisibilizadas en un sector económico y de desarrollo clave como el científico. Las científicas no existen para los libros de historia, no protagonizan titulares y son aún pocas, muy pocas, las que ostentan puestos relevantes.
 
Según el informe "Científicas en cifras" presentado este mismo mes por la secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela, las profesionales investigadoras ya son el 39% en nuestro país (un poco por encima de la media europea, situada en el 33%), pero no hay ninguna mujer entre los ocho directores de los Organismos Públicos de Investigación (OPI) y aunque el número de licenciadas en ciencias y doctorandas es mayor, sólo un 21% de los cargos de dirección y las cátedras de las universidades públicas españolas están ocupados por mujeres. Desgraciadamente no supone ninguna novedad, somos más y estamos más abajo.

El otro día leí que a Marie Curie le denegaron la entrada en la Academia Francesa de Ciencias un año antes de ganar su SEGUNDO premio Nobel. ¡DOS NOBEL! Pues ni eso les pareció suficiente. Por eso hablar de meritocracia es una burla. Se rechazan las cuotas pero se ignora que existe una cuota masculina, esa que hace que el varón siempre esté presente (varones muy meritorios profesionalmente y quizás otros no tanto) y que las mujeres tengan que demostrar incansablemente su valía. Se busca promover que las niñas se hagan científicas pero les regalamos muñecas, estuches de maquillaje y espejos en los acicalarse, pero no espejos -referentes- en los que mirarse. De hecho, en un artículo publicado por la revista Science se preguntaba a niños y niñas qué imagen les venía a la cabeza cuando se les hablaba de una persona especialmente inteligente. Los/as menores de 5 años no hacían distinción entre sexos pero a partir de los 6 años las cosas cambiaban, las niñas no ven como alguien listo a una mujer, sino a un hombre. Con semejante panorama resulta absolutamente extraordinario el nivel que han alcanzado las profesionales en general y las científicas en particular.

Este texto de la Scientific American lo deja claro: la brecha de género en la ciencia tiene una consecuencia directa en la sociedad:
tratamientos deficientes, tecnología discriminatorio y menos medidas de protección. Este sesgo cuesta vidas. La desigualdad perjudica seriamente a la salud.

Más columnas de opinión de Susana Santos Casas en su blog