Igualate.org - Plataforma de Orientación Socio Laboral con perspectiva de género | federación de mujeres progresista 

Plataforma de Orientación Sociolaboral con perspectiva de género
Búsqueda en los contenidos de la web

 

 
 
 
Acceso al área privada de la web

¿Olvidaste tu contraseña?

REGISTRATE AHORA

 

Mujeres y actualidad

La perversión de las cifras

María Guerrera
 
dibujo simple de periódico
Dice la Encuesta de Población Activa que 2014 se cerró con 13.600 periodistas menos en paro, así que ahora "solo" somos 33.400 los/las desempleados/as  en este sector, "la mayor caída en los últimos seis años", valoran los análisis más optimistas. Y reconozco que si yo no fuese precisamente periodista entendería por estas cifras que vamos por el buen camino, pero eso no dejaría de ser una conclusión simple, facilona y hasta burda.

No pretendo ensuciar las buenas perspectivas de los economistas ni desanimar a los que como yo estamos buscando empleo, pero es que precisamente esta semana, después de muchos meses de sequía, hice una entrevista de trabajo que no consta ni va a constar nunca en las encuestas de la EPA pero que es mucho más reveladora que toda esa matraca de números. Habrá quien piense que debería de estar contenta porque con la que está cayendo me ofrecieron un puesto como redactora de prensa, "colaboradora" lo llamaron ellos. Y es que esta denominación no es más que una perversión cuyo significado es "no damos de alta en la seguridad social". De lunes a sábado, responsable de una página diaria (incluidas las imágenes) y por 500 euros al mes. Hace exactamente ocho años la persona que desempeñaba allí esta misma función tenía un contrato a jornada completa y casi llegaba a ser una afortunada mileurista, aún así acabó dejándolo porque el salario no le alcanzaba para vivir. Ahora sería una privilegiada, manda narices.

Ojalá esta última experiencia fuese una anécdota, pero no es así. La anécdota es el periodista famoso que va a tertulias televisivas con trajes de firma y que todo el mundo reconoce, esa primera división la juega un puñado más pequeño que la plantilla del Real Madrid y no representa la realidad del sector. En mi último trabajo como periodista no me renovaron porque después de dos años ya me tenían que hacer fija y en el anterior me despidieron porque cerró el periódico, uno de esos gratuitos que en aquella explosión llegó a competir con otros seis en la misma ciudad, ahora no queda ni uno. No es que yo haya tenido mala suerte. Los compañeros que han conseguido conservar su empleo lo han hecho a costa de rebajar su sueldo hasta límites solo comprensibles en una profesión donde la vocación prima seguramente como en ninguna. Otros han tenido que renunciar porque no podían vivir con 600 euros al mes y la mayoría simplemente fue despedida en uno de los múltiples EREs realizados en medios o en empresas donde lo primero en caer fue el departamento de comunicación, considerado un lujo innecesario en tiempos de crisis.  Y por el camino quedan los que se han licenciado en la última década, ellos no han tenido ni la oportunidad de trabajar en precario, para eso ya hay disponible gente con experiencia, las nuevas hornadas han tenido que emigrar o dedicarse a otra cosa. Así que no es exagerado decir que no hay más  periodistas parados simplemente porque no puede haber más. Después de años en caída libre han tenido que cambiar de profesión o pasar por el aro de ser falsos autónomos. Por otro lado, no conozco ni un solo caso de licenciado en comunicación que haya recibido alguna oferta a través del INEM (bueno, ahora que lo pienso, a nadie) y una vez finalizada la prestación no es tan raro no seguir apuntado en el paro, maldita la gana que tiene uno de madrugar para hacer una cola infame con el único objetivo de sellar un papel. Así que, definitivamente, no me creo esas cifras porque no han cesado los despidos y los recortes, ni de broma.

 

Y en este aborrecible periplo de volver a buscar empleo una y otra vez, de ver cómo uno regresa siempre al mismo punto de partida al tiempo que va cumpliendo años y de sorprenderse al comprobar con estupor que sus peores pronósticos se quedaban cortos, la gente de alrededor trata de ayudar proponiendo salidas. La sugerencia más habitual es por qué no escribes un blog o por qué no creas un medio online, y yo no quiero herir los buenos propósitos de estas personas (en la desesperación también lo intenté por ahí, aunque ya fuera escéptica desde el principio) pero los blogs y las webs no dan de comer a nadie, como actividad paralela o afición es estupendo, pero seamos realistas por favor, no es un medio de vida (en realidad a ellos no me atrevo a explicárselo tan crudamente, sería como decirle a un niño que los reyes magos no existen).


Hay que ser rigurosos, la caída de la publicidad provocó el cierre de los periódicos gratuitos y la prensa tradicional sufre también este descalabro unido a la bajada de ventas provocada no solo por la crisis, si no por un nuevo modelo de consumo que rechaza el papel.  Conseguir anunciantes para un medio online es infinitamente más difícil, ¿Cómo vas a atraer publicidad a tu bien intencionada web o blog que has montado tu solito? Ni los grandes medios le han sacado verdadera rentabilidad, además, ¿Es que hay alguien dispuesto a pagar por la información online?. Trabajé en un periódico de referencia en mi comunidad y no llegaron a diez los abonados a la versión digital durante los meses que se ofreció la posibilidad de hacerlo, ahora, visto el fiasco, exploran otra vías. Así que en definitiva, tiene que ser algo adicional porque no es lo que a uno le va a permitir pagar autónomos y además llevar un sueldo a casa cada mes. A los otros bienintencionados que me proponen escribir un libro como salida laboral ni me molesto en contestarles, aunque los quiero.

No soy la excepción, soy la regla general, y sí, soy pesimista y sé que no planteo soluciones, pero qué puedo hacer, llevo más de un año en paro y la única oferta que he recibido ya la conocéis. No tengo respuestas, solo me hago preguntas (y a veces también me río con los datos de la EPA).

 

<< volver

CEIM

Cursos de Formación CEIM.

Abierto el plazo de Inscripción.

 

escuela virtual de igualdad

CURSOS ESCUELA VIRTUAL DE IGUALDAD

Abierto plazo de inscripción.

 

CV 2.0

CV 2.0

Búsqueda de Empleo eficaz.