Igualate.org - Plataforma de Orientación Socio Laboral con perspectiva de género | federación de mujeres progresista 

Plataforma de Orientación Sociolaboral con perspectiva de género
Búsqueda en los contenidos de la web

 

 
 
 
Acceso al área privada de la web

¿Olvidaste tu contraseña?

REGISTRATE AHORA

 

Mujeres y actualidad

Impostora de Mi

Susana Santos Casas
 
susana santos casas
Sí, yo también he sido una niña de la primera fila. Una criatura entusiasmada, curiosa, a un cuaderno y un estuche pegada. Con auténtica voracidad por saber más, conocer más, participar más. Unas veces no acompañada por la rectitud o encorsetamiento de mi docente y otras impulsada a pensar que cualquier cosa que me propusiera sería posible. Estudié una carrera feminizada (la carrera, porque lo que es el ejercicio de la misma lo de siempre, femenina por abajo y masculina por arriba) y me incorporé al mercado laboral con las expectativas bastante ajustadas  y hasta ahora, por fortuna, me siento plenamente satisfecha de mis metas y mis logros. 
 
Pero sí, también he sufrido el "síndrome de la impostora" en muchos y diferentes ámbitos. También he pensado que muchas de las cosas que he conseguido han sido fruto del azar y de la suerte, que seguro que otras personas merecían estar ahí. Me ha pasado en foros masculinizados, incluso en conversaciones de índole más privada. De pronto, zas! Aparece el síndrome y me hago pequeña, pequeña, me siento hormiga. Esta sensación ha sido abiertamente compartida con mujeres de muchísimo más éxito profesional que servidora, como Shery Sandberg, directora operativa de Facebook. Sandberg dijo en una entrevista que "aún hay días en los que me levanto sintiéndome un fraude, sin estar segura de si debería estar donde estoy" o la novelista  Maya Angelou que dijo en una ocasión: "He escrito once libros, pero cada vez pienso que me van a descubrir de repente. Como si se la hubiese jugado a todo el mundo y me fuesen a pillar". 
 
Maldita sea, ¿cuándo dejaremos las mujeres de sentirnos como si la mitad del mundo no nos perteneciese? ¿Cuándo las niñas que se sientan delante estarán también en la primera fila de la empresa, de la política, de la cultura, del deporte? ¿Cuándo dejaremos de conformarnos con las migas y encima pensamos que quizá ni eso merecemos? Sinceramente no veo mayor muestra de sororidad que decirle a una mujer de lo que es capaz y apoyarla para que lo consiga. Si construyéramos sociedades más colaborativas, más meritocráticas reduciríamos brechas. Si educáramos en menos perfeccionamiento y más autoestima tendríamos adultos y adultas más felices, más iguales. Dejaríamos de sentirnos impostoras, nos sentiríamos merecedoras. 
 

<< volver

CEIM

Cursos de Formación CEIM.

Abierto el plazo de Inscripción.

 

escuela virtual de igualdad

CURSOS ESCUELA VIRTUAL DE IGUALDAD

Abierto plazo de inscripción.

 

CV 2.0

CV 2.0

Búsqueda de Empleo eficaz.