Igualate.org - Plataforma de Orientación Socio Laboral con perspectiva de género | federación de mujeres progresista 

Plataforma de Orientación Sociolaboral con perspectiva de género
Búsqueda en los contenidos de la web

 

 
 
 
Acceso al área privada de la web

¿Olvidaste tu contraseña?

REGISTRATE AHORA

 

Mujeres y actualidad

Mujer, Videojuegos y Discriminación

Entrevista a R. Nos cuenta su experiencia
 
Ellie, del juego de PlayStation `The Last of Us`.

La ESA (Entertainment Software Association) señala que el porcentaje de mujeres en el sector de los videojuegos aún no supera el 22%, pero son casi la mitad de las consumidoras de este ocio. Sin entrar en cómo se representa la imagen femenina en los juegos (hipersexualización, machismo y violencia), desde Iguálate queremos poner el foco en la situación de quienes se dedican a crear este entretenimiento. En concreto queremos dar voz a una profesional de este ámbito que ha querido denunciar la discriminación que ha sufrido y las dificultades que ha encontrado para la promoción y desarrollo de su carrera. Es un caso concreto, pero su experiencia puede servir de acicate para todas aquellas mujeres que se encuentren en una situación similar. Hemos querido un altavoz contra el acoso laboral.

R. (ha preferido que su nombre no fuera público) nos contesta por correo a algunas preguntas. Le ha costado dar el paso, pero piensa que hacerlo representa un alivio y una manera de ayudar a quienes no lo han hecho. Esto es lo que nos ha contado.

- ¿Cómo llegas a trabajar en este sector? ¿Fue una decisión vocacional o aterrizaste en él por casualidad? Siendo sincera, podría decir que llegué por pura casualidad al sector. Un amigo de mi pareja nos presentó a un chaval lleno de ideas, dispuesto a comerse el mundo con una web sobre videojuegos a la que quería dar un buen empujón, y para la que había pensado en mi pareja, un apasionado del sector a quien le debo gran parte de mi afición por los videojuegos.

Con mi pareja como colaborador activo del portal, empecé a colaborar desinteresadamente hasta que la web fue creciendo y me ofrecieron un contrato, así que decidí abandonar mi trabajo para dedicarme a lo que realmente me gustaba: "hablar sobre videojuegos y cobrar por ello todos los meses".

- ¿Qué condiciones de trabajo te encuentras?  ¿Eran las comunes del sector o de la empresa en la que estabas en particular?

No sabría decir si eran las comunes del sector, pero en aquella empresa me trataron muy bien. Aunque cuando hubo dificultades económicas, por el cargo que ocupaba en la web, fui de las primeras en caer.

 - ¿Cómo era tu relación con tus compañeros? ¿Había alguna otra mujer trabajando cerca? La relación con mis compañeros era muy buena, la verdad es que nos llevábamos todos muy bien, de hecho, muchos de nosotros seguimos en contacto, aunque ya hace años que no trabajamos juntos. 

Sí que había más mujeres en la empresa, pero era una empresa que dirigía varios portales de distintas temáticas, y las demás chicas estaban en "portales más femeninos", así que se podría decir que yo era "el bicho raro que hablaba de videojuegos" jeje

 - ¿Cuándo empiezas a detectar un trato diferente por el hecho de ser mujer? ¿Era apoyado por el resto de tus compañeros o alguien se manifestó en contra?

 En esta empresa en concreto sentí que alguna vez se me discriminaba con la cobertura de los grandes eventos (E3 y Gamescom). Es posible que realmente no estuviese preparada y que un evento de tal envergadura me superara, pero en una ocasión en especial tuve la sensación de quedarme en tierra por el hecho de ser mujer. Desde el punto de vista de una empresa, no es lo mismo tener que pagar por una habitación con varias camas supletorias y llenarlas de chicos, que tener que pagar una habitación extra para la chica del grupo. Hasta cierto punto puedo llegar a entenderlo. No obstante, el verdadero caso de discriminación lo viví en otra empresa, donde me despidieron por el hecho de ser mujer.

 
- ¿Sufriste una discriminación directa o era más "indirecta"? El caso que me gustaría denunciar (aunque sea con esta entrevista anónima) fue un claro caso de discriminación directa.
 
Tras varios meses colaborando sin apenas cobrar por una jornada completa (durante unos 9 meses) a mis dos compañeros y a mí nos ofrecieron por fin el contrato prometido. Llegado el día, a ellos los contrató a jornada completa de forma indefinida, y a mí a media jornada durante tres meses, con la promesa (una vez más) de un contrato mejor una vez transcurrido ese tiempo. A todos nos pareció rarísimo (y yo me sentí especialmente molesta), pero no le dimos mayor importancia. 
 
Durante estos tres meses, pese a tener un contrato de media jornada, me exigía indirectamente trabajar las ocho horas diarias, sin embargo, éstas últimas las debía cubrir desde mi casa, en vez de desde la oficina. Aunque creo que, tristemente, en el sector esta práctica es más común de lo que parece.
El verdadero caso de discriminación fue cuando mi contrato estaba a punto de finalizar y me dijo, directamente y delante de mis dos compañeros que (y cito textualmente) le salía demasiado cara "por ser mujer, estar casada y tener más de 30 años". Y no lo dijo ni una ni dos veces... Mis compañeros y yo nos quedamos un poco en shock, pero tampoco dieron la cara por mí, aunque tampoco les reprocho nada.
 
- ¿Pudo resolverse esta situación? ¿Te has sentido acompañada en el proceso?
 
La verdad es que no, no me renovó el contrato y ya está. Quedamos en seguir colaborando pero nunca más hemos vuelto a hablar. Con mis antiguos compañeros es distinto, nos hemos ido de cañas muchas veces, y nos llevamos bien, pero mi relación con esta web (y su dueño) es algo así como el típico "Quedamos como amigos" y nunca más volvéis a hablar...
 
Mi último día lo recuerdo como si fuese ayer, fue un 24 de diciembre, aunque (tonta de mi) accedí a colaborar hasta mitad de enero para poder finalizar un importante concurso de Navidad que llevaba tiempo gestionando. Más que por mi exjefe, por la web o mis compañeros, admito que lo hice por los usuarios, al fin y al cabo ellos no tenían la culpa. Finalizado este tiempo, me despedí formalmente de las compañías y de los usuarios con los que más confianza tenía, y desaparecí del portal. 
 
¿Si me he sentido acompañada? Supongo que según el día. Evidentemente mi pareja me ha apoyado mucho, y mis compañeros (a su manera) también me ayudaron a superarlo. Pero en los días malos, cuando no encuentras trabajo y recuerdas aquel "Por ser mujer, mayor de 30 años y estar casada me sales muy cara"... no puedo evitar sentir la puñalada, es una herida que tardará en sanar. No quiero ir de víctima, pero es difícil olvidar algo así. Aunque me gusta pensar que en el fondo me hizo un favor, no merece la pena trabajar con un jefe así.
 
- ¿Sigues queriendo trabajar en esta industria? ¿Qué planes tienes ahora?
¡Por supuesto que sí! De hecho, he trabajado y colaborado en otras webs, e incluso en alguna desarrolladora de videojuegos, pero no es ningún secreto el panorama del trabajo en España, y el futuro de muchas de estas StartUps... Así que ahora mismo estoy en el paro, aunque, como no sé estar quieta, sigo colaborando con alguna que otra web/desarrolladora mientras encuentro un trabajo.
 
- ¿Te gustaría añadir algo más?
Estoy convencida de que casos como el que viví hace unos años están a la orden del día (quizás incluso peores). Por ello, aunque suene a tópico, si alguna de vosotras sufre o ha sufrido alguna discriminación similar, os animo a seguir luchando por aquello que os gusta. ¡No dejéis que os humillen y se salgan con la suya! Cada día somos más las mujeres que trabajamos en el sector de los videojuegos y las nuevas tecnologías, con suerte, llegará el día en que no sea tan raro aquello de "soy jugona" o "trabajo en videojuegos" siendo mujer. 
 

<< volver

CEIM

Cursos de Formación CEIM.

Abierto el plazo de Inscripción.

 

escuela virtual de igualdad

CURSOS ESCUELA VIRTUAL DE IGUALDAD

Abierto plazo de inscripción.

 

CV 2.0

CV 2.0

Búsqueda de Empleo eficaz.